Tuesday, November 21, 2006

La muerte de Robert Altman a propósito de lo nuevo de Waits

Murió Robert Altman, y Tom Waits sacó un disco triple. O mejor dicho, la muerte de Altman nos sorprendió escuchando Huérfanos: Camorristas, alborotadores y bastardos. La conexión entre uno y otro es la mejor película en la carrera de ambos, como director y como actor, respectivamente; sobre un terremoto que conectaba a una serie de personajes originalmente escritos por el pobre Ray Carver. Ahí estaba Waits como un chofer de limusinas, sospechoso al espectador de haber abusado de su hijastra, borracho en pleno temblor y bailando la conga y repitiendo "this is the big one".

Uno y otro se reinventaron varios veces. E hicieron filmes y discos de todo tipo: magistrales, decepcionantes, que mejoran con los años, incomprendidos, incomprensibles, que envejecieron; siempre con cosas muy interesantes que decir.

Y es una pena que Altman finalmente no haya contado con Waits y con Lyle Lovett, como adelantó en su momento, para el dúo de cantantes country de su ahora final A prairie home companion. Y es también una pena que se trate de su última película, ya que parece una mezcla de Días de radio y El teatro de Darío Vittori, vista por un director en otros tiempos más sutil en lo combativo, que ahora levanta demasiado su dedo acusador.

Waits podría morirse mañana. Sacó el mejor disco del año. Punto. Y es cierto que tiene más que ver con Raindogs y Black Ryders que con sus años en Elektra (nuestros favoritos), y que por muy bella que sea la balada You can never hold back spring, no se puede no dejar de ser aterrado por el rostro de Roberto Benigni (que la utlizó en un film que podría haberse titulado La vida es bella... en Irak), y a quién le importa, tenemos 56 canciones sobre el amor irrecuperable, las penas infinitas y el bourbon en una noche de lluvia.

Y hablando de bourbon, y considerando que dirigió a Waits en dos ocasiones, en una entrevista pregunté a Héctor Babenco si se había emborrachado con Waits. Respondió que no, que de hecho Waits ya no bebe, "toma leche". Y algo de cierto tal vez haya, Babenco no es lo que se dice un hombre de humor (por algo se decidió por adaptar una novela de Alan "cómo me "olvidé" que prologué la novela de Juan Alberto Badía y critiqué en Badía y compañía Duro de matar 2 - Más duro todavía por lo inverosímil de su argumento" Pauls).

Ah, (nada sorprendente) no habrá edición nacional de Orphans...

6 Comments:

At 9:26 PM, Anonymous merrick said...

Sí, me acabo de enterar de la muerte de Altman, de quien siempre me encantaron "3 mujeres" y "The player", no así "MASH", que creo que está muy sobrevalorada.
¿En qué películas dirigió Héctor Babenco a Tom Waits?

 
At 5:23 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

En "Tallo de hierro" (retitulada "El amor es un eterno vagabundo") y en "Jugando en los campos del señor". Y sí, "MASH" y "El volar es para los pájaros" me parece que envejecieron, pero "Del mismo barro", "The player" y sobre todo "Ciudad de ángeles". sí son brillantes.

 
At 6:20 AM, Anonymous Marcelo said...

Efectivamente, Mundo del Cinismo, la muerte de Altman es una pena, quizás más por lo que fueron algunas de sus películas más viejas que por lo que son las últimas.
De todas maneras, me caía simpático.
Y, claro, su “Ciudad de ángeles” es, a mi gusto, lo mejor que hizo.
Y ahí engancho con tu referencia al último trabajo de Waits.
Gracias a la generosidad de Mr. Emule, tengo los tres CDs. Y, te soy sincero, no me gustó nada el combo triple.
De hecho, me guardo solo el CD 2, pues el 1 y el 3 son, como vos decís, muy del estilo que menos me gusta de Waits, muy “Raindogs”.
El Waits de la época de Elektra es, a mi ver, insuperable. Ni él mismo podrá superarse.
Su primer “Closing times” es estupendo. No me canso de escucharlo.
Me animo a decir que su último buen disco -para mi, claro- es “Mule variations”. Luego hay canciones sueltas, pero no ya discos.
Saludos

 
At 6:39 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

No escuché "Real gone", si soy sincero, o lo escuché una vez y sumadas las decepciones (entre las que yo sí incluyo "Mule variations"), soy todavía más reaccionario y digo que su último disco bueno es "The black rider". Que, claro, comparado a "Small change" y "Blue Valentine" (mis favoritos de Elektra), no vale nada. Igual sigo escuchando y digiriendo "Orphans" como un secreto muy bien guardado, mientras el mundo se llena la boca con el nuevo refrito de los Beatles (una vez más, como sucedió en su momento con el Village Green de The Kinks, nadie hablará de cualquier disco que sea editado en la misma semana que uno de The Fab Four).

 
At 9:04 PM, Anonymous merrick said...

Momento: el álbum "Alice" de Tom Waits (del año 2002) es brillantísimo en su totalidad!!! Lo será de una manera diferente que sus álbums de la época Elektra, no sé de qué manera lo será, pero lo será. O sea, lo es. BRILLANTE, uno de mis 58 discos favoritos.
Y también creo que "Short cuts" está un poco sobrevalorada (sólo un poco), pero igual me parece buena, aunque no la brillantez que muchos dicen.

 
At 10:41 PM, Blogger Choibo said...

Justo el fin de semana vi Short Cuts. Me estoy enterando ahora mismo lo de Altman.

Dios, estaba ilusionado que por ahí lo editaban acá. Pero no. El sello anti no edita acá, creo. E importado va a salir taanto.

A veces es un garrón no tener el bendito ADSL.

 

Post a Comment

<< Home