Monday, November 20, 2006

La muerte como madeleine

Al saber de la muerte del sindicalista de los cerveceros, Saúl Edolver Ubaldini, los recuerdos se disparan: su participación en un sketch del humorista Juan Carlos "Minguito" Altavista, en el que también participaba el locutor de los resultados de la lotería nacional en La danza de la fortuna, Roberto González Rivero (aka "Riverito"); y un presentador de noticias apodado "Fosforito" que de aparecer hoy sería catalogado vintage (y por ahí también estaba "el flaco" García, aka Garcia "el alchuete", aka el partenier de Alfonso Pícaro en la sala de espera de Alvarez y Borges -aquel skecth de No toca botón).

Recordar a Ubaldini es recordar los años ochenta. O más bien la mediocridad de los mismos y del presidente Alfonsín. La hiperinflación, los cortes de luz programados, Silvia Fernández Barrio, los paros generales de la CGT, los desabastecimientos, el canciller Dante Caputo, el Plan Nacional de Alimentación (aka Caja Pan -de la cual surgió una broma caída en desuso, al ver a una señorita sin curvas y decir "tiene menos carne que la Caja Pan"), el Italpark.

Una vez asumido Menem, y aprobadas por los sindicatos las privatizaciones de los servicios públicos, Ubaldini, como quien dice, "pasó a cuarteles de invierno". Antes, o tal vez después, tuvo un romance con una periodista. Ella escribió un libro al respecto, que tituló Saúl querido (en referencia a aquel cántico sindical de los ochenta, "Saúl, querido / el pueblo está contigo"). Años después regresó en pareja, salió en revista Caras, leyendo en Punta del Este a Henrich Boll. Creo que con el juez que ordenó a los oficiales Diamante y Gerase poner la droga en el jarrón del representante de Diego Maradona.

Lo cierto es que, mientras tanto, Saúl seguía retirado de la vida pública, cual hermano proletario y justicialista de J.D.Salinger.

Si hubiera algún equivalente local de la norteamericana "película de la semana" (telefilmes sobre casos reales, en cuyos repartos coinciden actores que nunca serán famosos con figuras caídas en desgracia -Gary Busey y Brooke Shields, por ejemplo), Gino Reni sería perfecto para interpretar a Ubaldini.

4 Comments:

At 7:58 PM, Blogger mariano said...

y ese bizarro y memorable intercambio dialéctico con alfonsín: éste le dijo "mantequita y llorón" y saúl con toda la poesía y su voz desgarrada le contestó: "llorar es un sentimiento, pero mentir es un pecado". inolvidable.

 
At 11:11 AM, Anonymous lorenauit said...

¨Ubaldini soy yo¨
Mario Sapag
¿Cómo, cómo tu metralleta de rayo congelante datero no agregó éste? Seguramente, adrede. Intentaré decodificar el por qué.
Beso grande, estamos al habla.

 
At 3:39 PM, Blogger la vida en pijamas said...

aprendía de las opiniones de un payaso?

 
At 4:59 PM, Blogger Mundo del Cinismo said...

Mi memoria está mal. Muy mal. No recuerdo a Sapag haciendo Ubaldini. Sí recuerdo su papel secundario, como asistente de un senador corrupto en NADA QUE PERDER (la película de Quique Aguilar con Ova Sabattini -algún día habrá que dedicarle un post).

 

Post a Comment

<< Home