Wednesday, October 05, 2005

Reencuentros

Un índice de que estamos envejeciendo son ciertos contextos levemente absurdos, en los que uno se reencuentra con personas a las que no veía desde hacía bastante.

-Una noche, haciendo zapping, aparece en un programa de Chiche Gelblum la foto de un compañero del secundario de una división vecina. El informe de Chiche era sobre viajes de egresados y promotores, y mi compañero acababa de ser asesinado a cuchilladas por un promotor de la competencia, con el que se disputaron la salida de nuestro colegio secundario. Y resultaba en algún punto perturbardor observar cómo un futbolista frustrado, que había repetido un par de años, de pronto era percibido como el héroe de una comedia fascista de Suar, que trabaja para mantener el hogar de un padre necesitado de diálisis y brindar a sus hermanos menores los estudios que él no prosiguió a raíz de sus limitaciones.

-Un mediodía, tras comprar mis Acuvue en la óptica amiga, entro por cigarrillos a un kiosko ubicado frente a un cine porno, y a quién encuentro sino a la chica más popular de la primaria, devenida en rubia falsa con aspecto de manicura. Le pregunté si no me reconocía, cosa que en principio no sucedió, refresqué su memoria, a manera de comentario ocasional le dije que debía hacer unos 12 años que no nos veíamos, ella acotó: "sí, entonces yo no era rubia".

-Alguna vez cruzar a Johnny, un sujeto con el que jugabas en el calle cuando no existía el GameBoy ni la TV por cable, preguntarle qué había sido de su vida considerando que hacía tiempo que no se lo veía por el barrio; a lo que él responde que estuvo un par de años en prisión, tras robar un Seven Eleven.

-Hace unos años, leer en la contrapa de espectáculos de Clarín que otro sujeto con el que parabas en la calle devino en VJ de MTV. Y que en el artículo cuente que su padre, que todavía conserva du taller mecánico a la vuelta de casa, a pocos metros del supermercado chino saqueado el 20 de diciembre de 2001, al repetir un año del secundario lo obligó a trabajar un verano cargando pollos congelados en Pollos Alberto (depósito en el que funciona una verduleria, tras la muerte de Alberto hará unos cuatro o cinco años).

3 Comments:

At 2:39 PM, Blogger paula said...

què ramillete de vidas especiales, y vos no salìs en ninguna radio? con mabby? con dady?

 
At 2:51 PM, Blogger Mundo del Cinismo said...

Síp. Pero sólo de día, como reportero del periódico metropolitano. De noche combato el crímen.

 
At 2:36 PM, Blogger paula said...

(querido: tu critica al cuento que me hiciste es un acierto sin pausa. Entiendo perfecto lo del efecto punk q sobresale y el beneficio del clasico que referís. Gracias.
Me interesa la optica de tu prosa. un besoo)

 

Post a Comment

<< Home