Sunday, November 13, 2005

Lost in translation

No se entiende muy bien qué hacía, pero estaba ahí. Entre alumnos de universidad privada con matrícula de dos o tres cifras, proveedores con zapatillas Nike que gastaron en una noche sus ahorros de cinco o seis meses, rubias falsas que intentaban ser la cantante de Catatonia pero que se veían más bien como Silvia Peyrú en el programa de Juan Carlos “Minguito” Altavista, jóvenes orinando en los árboles a raíz de la saturación de los baños químicos, más jóvenes tirados sobre el césped que acababa de ser orinado, saludos efusivos de personas que o bien nunca viste en tu vida y te confundían con alguien más o bien te conocen pero no te interesa saludarlas, musculosas (demasiadas musculosas); con un paisaje de fondo en el que el barco-casino se mezclaba con un polo industrial mezcla a su vez de Apocalipsis milenarista à la Ballard y estampa de una oda al trabajo y a los operarios publicada en un libro de lectura primaria del peronismo, que nos recordó con un amigo lo mal que ha envejecido “Animals” y Pink Floyd en general (salvo la etapa Barret, “The Wall” y “Final cut”).

Tocaba Prodigy, es cierto. Que no se lucieron especialmente por recordar que se trataba de un show en vivo. Ni siquiera por buscar el diamante tras las cenizas pinchando canciones de otros tiempos, sino apuntando a lo fácil, con una versión de “Bang bang... my baby shot my down” que parecía más bien una tesis de graduación de la Escuela Sónica de Belgrano. Audio Bullys sonó a Ibiza año 1992. Y al buscar una opción en los homenajes a Billie Holliday de Telepopmusic, significó descubrir que no se presentaba la banda como tal sino un par de sus integrantes como DJs menos astuto que un creativo publicitario de Ricky Sarkany (aunque en este caso no sólo no hubiera zapatos, sino tampoco culos de buen ver). En la gacetilla de prensa figuraba una carpa en la que estaría pasando música Bobby Flores. Entre la espada y la pared, creyendo ingenuamente que tal vez se podría escuchar algún remix de la Motown, tratamos de localizar la carpa en cuestión. Lo más parecido que encontramos fue un vip en el que el lounge era mucho menos Luke Vivert o Stereolab y más compilado de FTV. Y claro, nuestras acreditaciones de prensa cubrían la entrada POR la puerta vip, pero no la entrada AL vip. Mientras tanto, por alguna razón el celular no suena y encuentro mensaje de voz de algo así como un no-flirt confirmando asistencia cuando ya había quedado con mi amigo, que de todas maneras recibió un llamado de alguien y decidió irse temprano, pero en fin, no había forma de rastrear al no-flirt, ergo yo también me iría temprano y no porque me hubiese llamado alguien.

En concreto, Creamfield 2005 fue lo más parecido a aquella noche en que los Beatles conocen a Elvis Presley, y contra lo que se puede esperar no se trata de una gran noche, sino de una velada absolutamente aburrida, en la que el único tema de conversación que encuentran es la mutua admiración por Peter Sellers (que, claro, no estaba ahí como para animar un poco el asunto, al mejor estilo “La fiesta inolvidable”).

NOTA en eso también llamó otro amigo, preguntando si había alguna manera de hacerlo pasar. La respuesta fue que con mi otro amigo no pensábamos permanecer demasiado, así que, maravillas de la telefonía celular, quedamos en encontrarnos fuera para entregarle las pulseras que acreditan ingreso.
Llegó con su novia. Gran chica. Se conocían con mi otro amigo de recitales, y a su vez resultó que la mejor amiga de ella participaba de un foro de cine al que yo estaba suscripto, sin mencionar que en un BAFICI de hace dos años, en una función de “Elephant”, dos niñatas se sientan a mi lado, se ponen a hablar de personas que cruzan siempre en eventos, mencionan el nom de guerre que le habían puesto a mi amigo, cuestión que entro en la charla y le pregunto si era quién creía que era, y sí, y un par de años más tarde resulta también que era la mejor amiga de la novia de un amigo.

6 Comments:

At 4:52 PM, Anonymous GC said...

Gracias por dejar atrás vendettas personales y volver al ruedo.

 
At 8:31 PM, Anonymous Don Corleone said...

¿Vendetas?

Decime en qué parte de la saga El padrino mencionan la palabra "mafia" (risas).

 
At 2:34 AM, Anonymous Alejandro said...

En la parte 2, en la indagatoria judicial a Michael, se le pregunta si es un jefe de la organizacion crimianl conocida como "Cosa Nostra" o "Mafia". En la 1 si que no se la menciona.

 
At 5:05 AM, Anonymous Kill Katz said...

¡¡¡Maldito Katz!!!

 
At 5:58 AM, Anonymous Alejandro said...

jejeje... Touche Cecilio, toma 3?

Acordate que vi la saga completa hace poco con la hija de Marcelino, de ahi que tuviera la respuesta tan a mano.

 
At 9:02 PM, Anonymous Kpote said...

Si toda la crónica hubiese mantenido el brillo del primer párrafo... La cosa va de menor a mayor, pero el menor es muy bueno y el mayor es magnífico. (Aparte: los proveedores se gastaron su sueldo de cinco meses por segunda vez, la primera fue cuando adquirieron las zapatillas Nike que llevaban puestas

 

Post a Comment

<< Home