Friday, October 06, 2006

La verdadera historia apócrifa de la chica Gallo

Gallo era la chica menos popular de la prepa. Su apellido daba lugar a bromas tan obvias que más bien rondaban el golpe bajo: tomarla por sorpresa y gritarle al oído "lanza la bola, digo la bola" (o en su defecto "ese perro tonto"); llamados anónimos en que le pedían que los despertara al amanecer con su canto; levantar apuestas cuando tenía algún choque físico con una compañera, porque más que de una "lucha de gatitas" se trataba de "una riña de Gallo".

Cuando por primera vez en su vida alguien le pidió bailar, aprovechando que en aquel momento sonaba Satisfaction de los Stone, el joven en principio tan gentil captó la atención (y las risas) del salón, al imitar a Mick Jagger aleteando los codos. Delante de Gallo, claro está.

Esa misma noche, mientras ella lloraba a solas, tan solo un profesor se acercó a ofrecerle un pañuelo descartable y preguntarle si se encontraba bien. No cualquier profesor. Sino uno tan parecido a Jean Reno, que estaba harto de que le preguntaran por Mathilda y le regalaran una planta para el día del maestro.

2 Comments:

At 6:52 PM, Anonymous Cecilio said...

Que lastima, pense que la historia iba a terminar con ella adquiriendo poderes telequineticos y lanzando un monton de gallos feorces sobre sus enemigos, o algo asi.

 
At 4:16 AM, Blogger le mutante said...

quizá eso suceda todavía... de hecho se puede haber alineado con el profesor para una venganza colectiva.

semos muchos los que estamos en las mismas... tantos que no quedarían "popus" en ningún lado.

 

Post a Comment

<< Home