Tuesday, May 09, 2006

Soy leyenda

Hay dos historias en torno a la pierna del conductor, productor, director, escritor y ocasional actor, Gerardo Sofovich. A su vez de cada una, se desprenden versiones alternativas. Ejemplo: a la oficial, de acuerdo a la cual la niñera con la que iban los hermanos Hugo y Gerardo ignoraba que por alguna razón, ese día, el tranvía iría en contramano (y el resto es bastante previsible), encontramos la versión según la cual contramano o no el tranvía estaba por atropellar a Hugo y su hermano lo salvó, y una bastante más oscura de acuerdo a la cual los hermanos jugaban a poner la pierna en la vía y apostar quién la sacaba a lo último cuando pasara el tranvía, y adivinen quién ganó...

La otra versión, más improbable pero también noir, es que a sabiendas del gusto por el juego que predica Gerardo, una noche, en un garito ilegal, por alguna razón alguien le disparó y la bala fue a su pierna. La variación, que la mejor (y mucho) dice que la persona que le disparó fue ni más ni menos que su hermano Hugo. Comediógrafo de menor suceso (especialmente luego de la muerte de Alberto Olmedo), autor de Más pinas que las gallutas y del programa de televisión Rompeportones (que tuviera una segunda temporada rebautizado Petardos).

7 Comments:

At 4:40 AM, Blogger Mamma Bambi said...

ohhh, ambas versiones exquisitamente oscuras...
un jorge rial del mundo blogger, querido.

 
At 9:41 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

No me hagas hablar... porque de lo contrario, con tanta data que llega (la gente habla) se podría hacer un verdadero desmadre.

 
At 7:37 PM, Anonymous Anonymous said...

¿Se "podría"? Tenía entendido de que había habido ya varios desastres...

 
At 7:20 AM, Blogger Mamma Bambi said...

desmadrémonos, por favor!! hable, yo lo protejo.

 
At 10:00 AM, Blogger Akumu_no_yume said...

wow...no se de que estan hablando, pero wow..jajaja
adios

ex miau

 
At 4:54 PM, Blogger paula said...

queremos un chimentos blogger. falta que hace.

 
At 5:50 PM, Blogger Mundo del Cinismo said...

Sí y sólo sí aceptan formar parte del consejo editorial (a manera de informantes) seis personas especialmente idóneas que las harían de informantes.

 

Post a Comment

<< Home