Thursday, December 14, 2006

Gasta más, Slick

La pregunta es: Campos de Londres o Dinero (y perdón por no encontrar en este teclado los signos de interrogación). Durante el año, cuando las cartas de suicidio efectivamente son como los poemas (todos, alguna vez, incursionamos en el género), Campos de Londres. O el nihilismo llevado a un extremo cómico, mientras Samson Young sueña con desaparecer completamente y Keith juega a los dardos y piensa que en la corte del Rey Arturo podría haber dado con algún título nobiliario. Pero en los festivales de cine, definitivamente Dinero. O al menos el sobrepeso y lo desabrido de varios colegas, nos obligan a verlos como hermanos mogólicos de John Self. Sin mencionar que así como John quiere captar el mercado de la América de verdad, por este lugar del mundo intentan captar a esa puta vieja, intentando capturar su pasado esplendor con una inyección de botox, que son las cinematografías de Europa.

O al menos ayer vimos la última de Ozon, que de "última" tiene casi dos años. Por momentos es una elegía sobre el amor y la muerte, por momentos un telefilme de ese canal de televisión que lanzaron con los fondos de una homónima empresa de postales (que dicen que tenía sucursal en el barrio de Belgrano, la misma para la que sueña escribir Sandler en La herencia del señor Deeds). También vimos una comedia italiana de Pupi Avati, en sus orígenes director de géneros derivados del horror, hoy un comediógrafo con altos presupuestos para recrear la posguerra. Hasta Teresa Costantini, heredera por cuenta propia y beneficiaria de un divorcio del que no tomó solamente el apellido de su ex, con una letra cambiada, amén de esposa de un Pueyrredón de los Bullrich Luro Pueyrredón, ambiente su nuevo esperpento frente al sena. Eso sí, queda la luz del final del túnel en Paris, je t´aime, antología de cortos que incluye el reencuentro de los hermanos Coen con Steve Buscemi. Hoy, la descendiente de un autor "revisionista", me dijo cuánto admira al buen Steve. Se supone que nos cruzaremos en la sala. De regalo le di un anotador que venía con el kit de prensa de la película de Teresa.

En esos casos sí se justifica que gasten nuestros dinero públicos. Claro, el padre llega este fin de semana, con un troupe justicialista, sospechosa destinataria de la caja chica que se desviará a la campaña del 2007.

Será el fin del Mundo del Cinismo???????

De momento, nos vamos a almorzar con colegas.

1 Comments:

At 7:36 AM, Anonymous Sergio said...

¿Quién podría llegar a ser nuestro Lorne Guyland entre los actores nacionales?

 

Post a Comment

<< Home