Saturday, June 02, 2007

¡Santos calamares gigantes!

1-Son tiempos raros. Predecir algo parecido hace veinte años, hubiera sido motivo suficiente para no ser tomado en serio. A cualquier viejo cinéfilo le cuesta creerlo hoy. Lo cierto es que vi una película (en cine), y al llegar a casa busqué el dvd y volví a ver algunas secuencias. Varias veces. En una copia perfecta. Nada de mafioso rusos filmando una pantalla con sonido directo.

2-La película es vieja, si. O al menos para estos tiempos de sobreproducción audiovisual tan necesarias para llenar miles de horas de decenas de canales que parecen emisiones provenientes desde la mismísima dimensión desconocida. Alguien lo dijo por ahí: cines con pantallas cada vez más pequeñas, hogares con pantallas cada vez más grandes.

3-Por cierto, el título en cuestión es Gwoemul. Mejor conocida como The host. Acá la estrenaron en el Arteplex de Caballito (y sólo en las sedes principales de algunas cadenas), pero en su país de origen llevó más de diez millones de espectadores. Ganó un premio en Cannes y la crítica la recibió con el mismo respeto que reserva a las porquerías de Apichatpong Weerasethakul o de Ji Zhang Ke que estrenan en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires. Y por lo que se podía ver en una función nocturna del Abasto, si no es la película de la semana con mayor recaudación por sala, los números serán mucho más felices que el del otro estreno oriental del día (la subvalorada El duelo, que al menos el jueves convocó a cinco espectadores en una sede del Village que parece que no encontró conveniente el estreno de The host).

4-Camino al trabajo, hará cosa de un mes, en pleno nudo de tránsito en un puente que cruza las vías de una línea de trenes que esa mañana había sufrido un descarrilamiento, un conductor radial le preguntaba a su patiño cómo había dejado pasar seis meses para ver Casino royal, mientras que a cualquier ignoto film de oriente le hacía un tiempo apenas llegara una copia en Zona 1. La película oriental a la que se refería, era a la coreana The host. La del calamar gigante.

5-Un fantasma recorre esta película: el fantasma de lo cinematográfico. Ningún otro medio hubiera resistido esta historia. Salvo, tal vez, la novela con monstruo à la Godzilla que promete desde hace años Thomas Pynchon. Aunque conociendo al autor, si alguna vez llega a existir ese libro, difícilmente tendrá la sofisticada ligereza de The host.

6-A propósito de El duelo, no deja de ser llamativo que el cine oriental que llega a las salas locales provenga de la nueva China. Y que más allá de su atractivo visual no deja de destilar un cierto patrioterismo demasiado visto, con sus héroes, sus dagas voladoras, sus promesas y ahora una reina que desafía al emperador. La nostalgia del viejo imperio que fue como paralelismo de la economía no menos todopoderosa que es. The host proviene de Corea del Sur, una cinematografía a la que interesan mucho menos los buenos viejos tiempos que nunca fueron. Y sus héroes no sólo no dan patadas voladoras dignas de un juego de Playstation, sino que son apenas ocasionales y puede aparecer disimuladamente en figuras nada heroicas. Mientras que a China sólo parecen quedarle coreografías y planos-secuencia, en Corea la infidelidad de un buen abogado causa la muerte de su hijo, un tipo desagradable se acerca a la redención enamorándose de su hija y una familia disfuncional sale a la caza de un calamar gigante...

7-Pensar The host como una remake de Más corazón que odio con familia disfuncional imaginada por Wes Anderson en lugar de John Wayne y su sobrino mestizo.

8-En imdb aparece un film homónimo programado para 2008. La información está reservada para suscriptores. Y cómo no temer a una remake con Freddie Prinze jr como el padre retardado y alguna de las niñas Fanning. Y al inevitable edulcoramiento cuando el ejecutivo que compró los derechos sin haber visto la película descubra que no se trata de Heidi en los Alpes con Pedro, Clara y el abuelito. Difícilmente veamos bailes de caño en una buena película coreana, china, japonesa o taiwanesa, pero sí adolescentes suicidándose en masa, habitaciones que se llenan de agua, gángsters enterrados en vida, una chica que se cree androide y se corta las venas para conectarse cables y perros desangrándose y sandías flotando en un río.

9-Luego de ver The host, como no dedicar una risa desoladora al recuerdo de entendidos comparando una cosa dudosamente llamada "nuevo cine coreano" con otra aún más dudosa que lleva el mote de "nuevo cine argentino". Ahora parece que hay "nuevo cine rumano". Quédense con UPA y toda la competencia nacional de todos los BAFICIS. Yo me voy a buscar el dvd de A bittersweet life. Ah, y vean The host, claro.

Labels:

7 Comments:

At 1:46 PM, Blogger Capt Midnight said...

excelente. Agrego que Bong es uno de los mejores directores de escenas bajo la lluvia de todos los tiempos.

 
At 8:43 AM, Blogger EL ODIANTE said...

Mas allá de la alegria que me provocó ver "The Host" unas 5 veces, lo mejor es que conozco un montón de gente de lo más disímil que se copo con verla y a la cual le encanto. Lo que esta barbaro para que se vaya perdiendo el prejuicio y siga viniendo más cine de Oriente. Como diría alguno de esos criticos que aparecen citados en las portadas de los DVDs: "¡un triunfo!"

Bong es uno de los mejores directores del momento.

Y ya que recomendas "A bittersweet, busca por ahí una de gangsters surcoreana que se llama "A dirty carnival", ¡imperdible!

 
At 3:15 PM, Anonymous Conde Barijho said...

Espero que el mutante de Host se personifique y faene a todo el nuevo cine argentino. Que no es nuevo ni argentino -uruguayo, por lo triste-.

 
At 6:24 AM, Blogger Barna said...

MdC, hablando de oriente: que le parecio "Oldboy"?

 
At 8:45 AM, Anonymous Conde Barijho said...

Excepcional de principio a fin, de principio a FIN!

La pelea contra los 50 con un martillo nada más es lo mejor que hemos visto desde Martillo Hammer parando una bala con los dientes.

 
At 6:12 PM, Blogger Barna said...

La pelea con martillo no solo es terriblemente realista (cuantas veces vieron que el heroe se CANSE?) sino que ademas explicita la vision del heroe cojonudo y bestia. Algo asi como la diferencia entre el detective de policial "culto" y de policial negro...algun dia rescatare a la persona que me explico eso.

 
At 7:19 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

Capitán: completamente de acuerdo. Juan: gracias por la data de A dirty..., algo había leído en su sitio y el viernes ya me llegó en el encargo de Asian. Pronto será vista y juzgada. Barna: Me parece otra gloria. Toda. Aunque creo que mi Park favorito es Mr Vengeance. Chipi: ¡Gran episodio ese de Hammer! Recuerdo a Hammer y Doris Duro yendo a un circo o a una feria, en busca del secreto para frenar la bala.

 

Post a Comment

<< Home