Tuesday, June 13, 2006

Recuerdos Televisivos

Un venido en desgracia Señor T. protagonizando un comercial de golosinas Terrabusi; un campeonato de fútbol cinco en Ritmo de la noche con el comediante Emilio Disi y un tal Diego Díaz que jugaba en Banfield encabezando la tabla de goleadores, y publicitando un pacto de común acuerdo de acuerdo al cual, si uno de los dos quedaba en el primer puesto, compartirían la camioneta de premio (pero Emilio hizo acto de traición y violó el pacto); los últimos proletarios de la víspera del menemismo resistiendo un ladrillo en la mano en un programa de concursos que duraba toda la tarde del sábado o del domingo, llamado Gánele al dos; el muy respetado auteur y presentador de ciclo de cine aburrido Alan Pauls como crítico invitado en el ónmibus Badía y compañía, sosteniendo que Duro de matar II - Más duro todavía fallaba en lo inverosímil de su argumento (?); una masacota llamada Oso Teddy, apadrinada por el animador de programas infantiles Carlos Balá, que representaba una cierta tecnología de punta pero que no era más que un asqueroso peluche con un receptor en los ojos, que al ponerlo frente al televisor durante la emisión de La noche del domingo, recibía ondas que lo hacían llevar a cabo alguna de las acciones para las que estaba programado (como cantar canciones); un aún más venido en desgracia Señor T. participando de un programa de concursos español que representaba a gran escala el conocido Juego de la Oca; un policía antisistema llamado Tito Bisleri; Jorge Porcel cantando boleros acompañado por Sandro y Rolo Puente, y un Roberto Goyeneche con expresión de no haber tenido otra vida para dedicar a la cocaína y la camiseta del club Platense, en un sketche ambientado en una casa de pensión por donde también estaba Katja Aleman antes de sus frustrados intentos como escritora, artista plástica y actriz "seria" a las órdenes de alguien tan cool como Julia Somolonoff; un asado con el animador Roberto Galán como conductor y el mismísimo presidente Menem y ministros de invitados (recuerdo el nombre y el leit motiv, Ponele sal); un periodista de turf llamado Pedro Holgo Ochoa devenido en difusor del MERCOSUR los domingos por la noche; un liliputense deprimente, muy deprimente, una figura digna de los chicos de Columbine a poco de vengar a los atletas que se burlaban de ellos, obervando desde la barra de Polémica en el bar; un sorteo con dueño del Canal presente para definir la resolución de la telecomedia Regalo del cielo; Regalo del cielo 2 ahora semanal y con sólo tres miembros de su elenco original (Raúl Rossi ya estaba muerto); "el niño Pedro Aragona", protagonista de Regalo del cielo, entrevistado en un magazine de la tarde como adolescente consumido à la Larry Clark y ahora de lleno en el teatro infantil; El show de Jorge Martínez; algo así como un programa de entretenimientos con el locutor y luego cuestionado ex intendente de Morón (estafa mediante de sistema de cloacas -maldita justicia poética), Juan Carlos Rousselout; el actor y productor Victor Bo boicoteando la adaptación de la ópera rock Evita, diciéndole a la presidente del club de fans de Madonna, "yo tengo cine en las venas"; un tal Oscar De Melli, que se hiciera pasar por ex luchador de catch en Mediodías con Mauro, retando a duelo a Alan Parker; una tal familia Gatti difundiendo conocimientos y dudas informáticas para la Fundación Formar; un programa de casos policiales creado por el director de Bañeros III - Todopoderosos, en el que se reconstruían casos como el de la doctor Cecilia Jubileo, el asesino serial Robledo Puch o la madre travesti Mariela; Henry Kissinger (sí, Henry Kissinger, el mismo de la canción de los Monty Phyton) diciendo a un movilero que por la tarde jugaría tenis con Bernardo Neustad; Ornella Mutti a años de pavonear el culo para Marco Ferreri de contratada en tiempos de dólar barato para exhibirse en un par de programas y obligada a filmar una participación para un teleteatro con Arnaldo André...

Podría seguir. Pero mi cigarrillo termina de consumirse.

4 Comments:

At 12:45 AM, Blogger Marco Pollock said...

Y después dicen que no hay nada para ver.

MP

 
At 5:23 AM, Anonymous Barna said...

Futuros sociologos aburridos esgrimiran "Regalo del cielo" como valida excusa al tener que justificar las abultadas cifras de treintañeros psicopatas que asesinan al portero de su edificio con una Remington recortada.

´nuff said.

 
At 8:38 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

Y... si David Berkowitz (a.k.a. "Son of Sam") justificaba sus crímenes en haber recibido un mensaje de su perro, llegará el día en que Robledo Pucho confiese que la culpa fue de una prolepsis que le hizo visualizar "Las travesuras de Tristán" (aquel programa de Canal 2, de fines de los 80, del que no recuerdo más que el leit motiv "Llegan ya / LLegan Ya / Las aventuras de Tristán". O "El circo más gordo del mundo", aquella telecomedia con Jorge Porcel y Lorena Paola, cuya canción era "Este es el circo más gordo del mundo / hecho con luces / con vida y mucho amor / este es el circo más gordo del mundo / vamos chicos que comienza la función".

 
At 10:50 AM, Anonymous Barna said...

Sin hablar por supuesto de los dibujos animados de mi epoca ("mi epoca" viene a ser, digamos, principios de los noventa). No conozco una mejor explicacion de la simbologia falica de la espada que aquella repetida escena de los "Thundercats", donde con un grito enfatico Leono llevaba una daga al tamaño de un mandoble en un proceso de elongacion progresivo. Para pensar.

O mejor no.

 

Post a Comment

<< Home