Monday, June 12, 2006

Veinte años después

Las fiestas a las que asisten bastante menos invitados de los que se esperan (ocasiones en que una tormenta, o un levantamiento social, contribuyen a eludir el desagrado que se tiene para con el anfitrión), suelen albergar conversaciones ciertamente insólitas. Como las "bajada de línea" de aquella serie con Gary Coleman, cuya traducción local era Blanco y negro.

Hoy, gracias a la internet, y especialmente a blogspot, forma parte de nuestra vida cotidiana despertar y leer, mientras se bebe un café, sobre la incompatibilidad de felar y andar con el pelo suelto, o cómo una pareja toma un turno de tres horas en una amueblada y ella llora y se recupera cuando restan apenas quince minutos, o sobre un ex que invita a casa a un viejo amor (en rol de coito reciclado), y teniendo auto no sólo no se ofrece a llevarla de regreso, sino que ella siquiera considera que el encuentro califica para pagar un taxi, y espera el transporte público pasada la madrugada (recordando los viejos tiempos en que sí despertaba junto a alguien que le acariciaba el cabello).

Lo cierto es que en un tiempo no muy lejano, esta exhibición no sólo no existía, sino que lo habitual era estar sometido al adoctrinamiento. A propósito de la serie con Gary Coleman, un arquitecto calvo recordó aquel episodio en que un bicicletero invita a Arnold a su casa, y le da vino (porque en Francia todos los niños lo beben) y le muestra películas de Fritz, el gato, e incita a Dudley a quedarse con el torso desnudo... Cuando la trama parece irreversible, la policía llega a tiempo (a diferencia de Río Místico) y luego de arrestar al pederastra Arnold mira a cámara y dice a los niños que si un extraño les habla en la calle, busquen inmediatamente a sus padres.

La historia sirvió para recordar aquel otro episodio en que Sam (el hijo de la actriz con la que el señor Drummond se casa en una de las últimas temporadas, cuando la idea era recuperar la audiencia perdida) es secuestrado por un padre que perdió a su hijo y que ante la tristeza de su esposa, le lleva uno parecido que encontró en una tienda (y una vez más, contra la putrefacción del orden institucional sostenido por los republicanos, la policía llega a tiempo durante la era Reagan). Para entonces la anfitriona también nos recordó aquel episodio en que reincorporan a la entonces despedida Dan Plato, la hacen regresar de París adoleciendo de un desorden alimenticio (despierta por las noches y come un pastel entero que luego dveuelve), y por ahí anda el (escaso) ingenio de los guionistas haciendo decir a Sam que "bulimia es un país que se sitúa entre Argentina y Uruguay". Y qué de cuando el padre de Dudley pierde su trabajo, y éste se esconde en casa de Arnold argumentando que su progenitor lo golpea (obvia falacia, amén de que al aclararse el malentendido, el padre de Dudley ya tiene un nuevo empleo), o cuando muere la mascota de la familia y la intercambian por otra parecida, creyendo que Arnold no lo notará, o cuando la esposa dice a Drummond que no podrían vivir con el sueldo de un obrero, y él se pone un bigote postizo e ingresa como operario en una de sus muchas industrias, o aquel otro que Palahniuk debe haber tenido muy en cuenta para escribir Asfixia, en que Willis salva la vida de Arnold y entonces Arnold quiere convertirse en su mayordomo de por vida, y Willis monta un asalto para que Arnold le salve la vida y queden a mano, pero el hurto con armas de fuego se vuelte real...

Sin mencionar que Pearl, la tercer mucama de la familia, se jactó de haber trabajado para el mismísimo Henry Kissinger (el hombre que en 1973 ganó el Premio Nobel de la Paz por poner fin al conflicto en Vietnam, y que en 1975 ordenó que se retiraran las tropas). Y cómo olvidar el ya mencionado episodio en que Dudley fume marihuana, y Nancy Reagan va a la escuela informar que los campeones no usan drogas. O cuando Willis también acude a un bigote postizo para verse mayor y así poder ingresar al Club Dominó, y se mete en una trama de proxenetas.

Perdón. Necesitaba exorcizar estos demonios. Y creo que no funcionó. Todavía me vienen a la mente apariciones de Mr.T y David Hasselhof y Cassius Clay salvando a Arnold cuando sube a una cornisa del penthouse para llamar la atención. Y una señora que pierde su casa cuando la corporación de Phil Drummond se hace con el edificio en donde vive, y como protesta se instala en el penthouse, hasta que entiende que no ha sido desalojada, sino que la corporación remodelará su edifició y construirá apartamentos mucho más cómodos. Y más.

Más, más, más, más, más, más, más, más, más...

Es hora de no ir más a fiestas.

9 Comments:

At 10:46 PM, Blogger Marco Pollock said...

Ahora por tu culpa estaré pensando que la pareja más dispareja de la historia de la televisión eran Arnold y aquel gigante que actuó como su profesor: Kareem Abdul Jabar.

Él primer basquetbolista profesional que, representando algo que no era, intenta tirar un bollo de papel a un cesto y le pifia.

De más está decir que el psicólogo para exorcizar estos demonios me lo pagás vos.

MP

 
At 3:43 AM, Blogger julieta said...

un psicólogo y un psiquiatra.
Recordé a Dana queriendo ser negra ..

 
At 5:23 AM, Blogger Mamma Bambi said...

no pidas perdón en tu propio blog, man. está todo pago.

 
At 8:08 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

(Pollock) dado que no hay mejor psicólogo que un barman, beba a cuenta del señor Drummond (aunque cabe que suceda lo que a Barney Gomez cuando quiso beber a cuenta de Monty Burns).

(Julieta) claro, la tolerancia interracial era una de las principales bajadas. Recuerdo una cita del señor D. con la que todo sale más que bien (hasta que ve a sus hijos afroamericanos), o cuando Arnold y Willis aplican al secundario à la Nacional Buenos Aires al que fue Phil, a quien le ocultan un par de situaciones a propósito del color de su piel, cosa de no decepcionarlo y que descubra tardíamente que su amada escuela es un nido de ratas fascistas.

(mamma) no lo sé... estoy recordando más cosas muy raras...

 
At 8:29 AM, Blogger DrNitro said...

Mi inconciente ha hecho un maravilloso trabajo de represión, porque no me acuerdo de nada de la serie ByN... ah sí, el episodio que se tratan de violar a la chica (se llamaba Kimberñy?): no encuentran taxi y un extraño se ofrece a llevar a ella y Arnold... a él lo deja viendo un video de un despegue de un cohete para aprovecharse de su hermanastra en la habitación de al lado... no logro acordarme como zafaban.

 
At 1:32 PM, Blogger Marco Pollock said...

Lo más probable es que hayan zafado cuando Dana Plato le ofreció al secuestrador sexo oral a cambio de su libertad, la de su hermano y una bolsita de merca.

MP

 
At 1:45 PM, Blogger Mundo del Cinismo said...

¡Más respeto para con los muertos, Pollock!

 
At 9:50 PM, Blogger julieta said...

que mal me siento, vengo de danaplato(punto)net
alguien sabe curar el empacho?

 
At 8:29 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

Empacho es poco... Acabo de ver esta web, y en fin, sus creadores deben ser hombres-bomba de Al-Queda. No pueden estar TAN arruinados (nota: no podría explicar muy bien por qué, pero las fotos de Dana denotan a una joven del interior de faldas ligeras, que tiene un affaire con el hijo del gobernador o de algún cabecilla del feudo, y luego aparece violada y muerta de sobredosis).

 

Post a Comment

<< Home