Thursday, June 30, 2005

Las mujeres y Benson y Aires

Es común que chicas cool, o estudiantes obesas de periodismo (o de cine o de comunicación o de letras) se acerquen a conversar con Benson y Aires, creyendo que las hace más inteligentes el estar a la altura de una charla con ellos. Olvidando, claro, que Benson y Aires tendrán mucha data sobre cine clásico norteamericano, pero son dos descerebrados.

Las más jóvenes, aunque no venga al caso indefectiblemente citan a Eduardo Galeano y el Nuevo Cine Argentino. A lo que Benson y Aires responden si Galiano es algo de Dino (el encargado de efectos especiales de "Duna" -la única película que les gusta de David Lynch), y que como ya no van al cine, no han visto películas argentinas nuevas.

Y aunque las ninfómanas punk mencionen el Dogma 95, Benson y Aires creen que hablan de "Dogma" (Kevin Smith, 1999), y cuando alguna cita a Milan Kundera todo lo que pueden agregar es que de Philipp Kaufmann prefieren "The wanderers" o "The right stuff" antes que "La insoportable levedad del ser".

De todas maneras, la situación más común es que sin que venga al caso alguna mencione a Miles Davis, y diga "ayyyyyyyyy me encanta el jazz", a lo que Benson y Aires tampoco tienen mucho que responder, salvo que prefieren ritmos menos abstractos como el ragtime o el dixieland (y que recuerdan a Richard Pryor en la película sobre Billie Holliday con Diana Roos -igual, prefieren The Supremes a Diana como solista).

10 Comments:

At 4:50 PM, Anonymous Doctor Blues said...

Posteo colgado pero vale la pena...
Nueva Campaña de Coffler (chocolate que se posiciona en el mercado juvenil)
Nuevo chocolate Coffler blues
Nunca el blues te puso de tan buen humor.
Bueno... cosas...

 
At 6:38 PM, Anonymous Anonymous said...

Benson y Aires tampoco tienen que responder ante semejante comment

 
At 7:00 AM, Anonymous Harry Haller said...

Jennifer Garner y Ben Affleck se casaron...
Claro, esto no les importa a A&B. Pero aunque tampoco les interese mucho, sí saben del romance entre Ellen DeGeneres y Portia de Rossi.

 
At 7:19 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

ajjajajajajajaa

tampoco se enteraron de la separación de Ben y JLo, pero todavía lamentan la de Rosseane Barr y Tom Arnold

 
At 2:22 PM, Anonymous Harry Haller said...

Aparición con vida del post "Con un fracaso, millonarios"...

 
At 11:43 AM, Anonymous Ricky Esteves said...

Todos escribimos, algo, cositas.
Todos mas o menos leemos, algo.
Algunos damos clases.
Juan me decía, solo enseñamos lo que no sabemos.
Si solo enseñamos lo que no sabemos, escribimos de lo que soñamos o lo que podemos.
En el caso de algunos de nosotros que caemos indemnes al lenguaje en sí, se pierde la perspectiva y el lenguaje en sí, independientemente de su valor de significación, tiene un valor apasionantemente bello.
El caso más acabado de esto son los que estudian gramática y variación sintática.
A mi me gusta mucho la semántica.
Me gusta pensar al lenguaje como un instrumento complicado, tan inapropiado, que se encuentra con las pulsiones básicas que se encarnan en el cuerpo y se manifiestan en un intento de comunicación, condicionado por estos impulsos afectivos, si se quiere sexuales, que necesitan trascender el sentido del mismo cuerpo erotizado y encarnan una función simbólica.
Esto es una excusa para poder reflexionar sobre el uso del lenguaje en sí, el Estado, el inconsciente, y siempre alguna otra cosita que se filtra.
Me gusta pensar que me dedico a estudiar el aspecto subjetivo de la ciencia, es como pensar una ontología que nos permita dar cuenta de cómo una subjetividad histórica, contingente, objetiva concretamente las cosas.
Acá hay mucho las palabras y las cosas.
Todos dicen que les gusta Foucault.
En las palabras y las cosas, en toda su obra, pero especialmente en las palabras y las cosas, uno –particularmente yo- se pregunta a que género corresponde lo que estamos leyendo.
En buena parte el proceso de interpretación, una clave de decodificación se denuncia en el género en que el texto está escrito.
Pero esa marca no se deja leer con facilidad, o simplemente está muy clara.
Se puede deber a que aún no tenemos una categría para designar, clasificar –a partir de los criterios de repetición y diferencia- esa singularidad que se nos presenta en forma de texto, que evoca ciertas continuidades pero presenta muchas más rupturas, haciendolo al mismo tiempo más enigmático.
Todo esto, lo de Foucault, para evocar ese gusto por la escritura y entender que las formas son contingentes y producto de una subjetividad particular.
Esto es, la verdad se puede mostrar de distintas formas.
La verdad, aquí lo podemos tomar muy laxamente, no me quiero meter con la “verdad”, sino más bien contar con una categoría para operar, para poder hablar de lo bello, de la adecuación, según un sistema particular de creencias que se funda en una subjetividad determinada.
Esto me permite pensar que solo hay una sola cosa que escribir.
No que la escritura tenga una sola forma.
Que solo yo tengo una manera de escribir.
Esto tiene que ver con la verdad.
Esto no significa que yo tenga la veradad.
Por el contrario, si hay algo que yo no tengo es la verdad, aunque esto mismo represente una verdad en sí misma.
Me gusta pensar la escritura más en un sentido filológico.
Independientemente del género o la naturaleza del texto, es un material escrito, de manera que antes de estar atados a las leyes de su género, lo están a las leyes de la escritura.
Acá tiene que ver más Derrida.
El tipo escribe sobre la escritura, pero además escribe como un hijo de puta.
No se puede creer lo que escribe ese tipo.
Hace un trabajo de reescritura sobre Cicerón, Karl Schmitt y Freud: juntos.
Un Titán de la escritura.
Cuando vos lees Derrida te dan ganas de poder escribir así.
Agarrar un tema, un autor, un enunciado, y poder escribir sobre eso de manera tan espléndida, con tanta originalidad, y aún así mantener el vínculo con ese otro texto, manteniendo su espíritu; o más que espíritu, hasta su misma materialidad, como puede ser el caso de nuestra escritura fonética que guarda en ella el sonido –acaso la escucha- del habla.
Pero acá estamos.
Leemos, algo, algunas veces, aunque nos gusta leer más de lo que realmente leemos.
Pasa como cuando te casás, te amesetás, y entrás en las rutinas y dejas de prestar atención a los pequeños detalles que hace que eso que haces valga la pena.
Pero si hay amor, esas cosas se sobreponen.
El verdadero acto de amor está más bien en la escritura que en la lectura.
La escritura se fundamente en otra escritura previa.
La escritura es al mismo tiempo eso, regularidad, un sistema, que aunque se preste a infinitas variaciones, las reglas son finitas.
Aquí se confundem muy bien –para mi- por momentos, el lenguaje y la escritura.
Fantástica fansinación, trabajo de transferencia, el de confundir lo leido, lo escrito, lo propio, lo ajeno.
Es difícil, confuso, pero es la manera que tenemos para presentar claridad.
Ya es un trabajo dialéctico, dialógico, en el que se determine el significado de manera compartida.

 
At 9:35 AM, Anonymous Dukakis said...

Bueno, yo finalmente pude ver Donnie Darko y me gustó mucho...

 
At 8:13 PM, Blogger Veruca Salt said...

ni siquiera se le incendiarian, ya q son dos cascotes "puestos"
Ni hablar de q el hecho de q se llame "actriz" y q encima muchos la llamen actriz es un chiste (es pinocho directamente esa mina)

 
At 1:32 PM, Blogger Veruca Salt said...

ajajaja, veo q los adictos a seinfeld estamos x todos lados!
Yo paso, pero t aseguro q mas de uno se mataria por hacer la prueba...la tipica : -ahh, esa mina, mira q espanto "tal cosa".....pasan 5min......-pero yo le doy!!

 
At 2:36 AM, Anonymous sergio said...

Volviendo a Benson y Aires, hay otro personaje que llama bastante la atención. Suele ser humillado por Joe Pesci Chileno, el que financia el video club de B & A. Es un académico brillante que luego de varios fracasos amorosos y las bromas pesadas que le jugó su mejor amigo, un dueño de una disquería de importados, se volvió gagá. Cuando era lúcido, destruía los poco felices comentarios de sus alumnos con frases brillantes, llenas de maldad, pero ahora su capacidad reflexiva se redujo a la de un infante. Tal es así, que mientras antes leía a Musil, Mann y a Lukaks, ahora le cuesta terminar un libro de Nick Hornby y Michael Chabón, sus autores predilectos. Su regresión le cambió la vida por completo: es un adicto crónico a la masturbación, usa pañales y duerme siestitas con su enterito. Cada tanto, compone temas con un teclado de sonidos chillones. Hace años que no tiene sexo, y cuando está realmente enamorado, su amigo le llena la cabeza diciéndole que su pareja es una zorra. Usa colita, camisas a cuadros abiertas y su tez es muy blanca, casi lampiña. Sus gustos musicales: jazz rock ochentoso a lo Stanley Clarck, Soft Machine, Incredible String Band, Robert Wyatt, Passing Fancy, Ozric Tentacles y toda banda progresiva oscura que se precie.

 

Post a Comment

<< Home