Sunday, June 17, 2007

¿Quién pudo creer que alguien estaría interesado en verle las tetas a Inés Efrón?

“Todas las familias felices se parecen, pero cada familia infeliz lo es a su manera”. En este contexto, la desdicha de los Puenzo parecería encerrar una intención más que positiva: la difusión de la buena literatura. Luego de que papá P. desperdiciara quince millones de dólares en una versión de La peste que sólo sirve para recordarnos lo grandioso que es el libro de Camus; ahora la niña Lucía estrena ópera prima acerca del despertar sexual de un hermafrodita, que si acaso ofrece algún modesto aporte es el de querer regresar al Middlesex de Eugenides, y lamentar que Lucha no lo haya tenido en cuenta en la investigación que seguramente llevó a cabo durante la escritura del guión (si lo hizo no se nota, o tal vez lo leyó mientras miraba algún ejercicio de estilo en el canal Ciudad Abierta, y se sabe cuán traicionero es el inconciente).

En cuanto a Pepe y a Nico, no parecen ser muy lectores. De hecho parece que Lucía es la única en la familia con estudios universitarios. Lo cual no dice nada en tiempos en que el ingeniero Blumberg y el licenciado Telerman emprenden un largo viaje al sótano cuando alguien les pregunta en qué institución se graduaron.

Amén de que la universidad tampoco sirvió de mucho ni al sí ingeniero Macri ni al sí Licenciado Filmus, ni a la niña Puenzo. Algo así como una Sofia Coppola menos cool que hippie chic. Más cerca de Cabo Polonio que de París o Londres. Alguien que siguió tan al pie de la letra los consejos que el señor Carraway le dio a su hijo Nick, que para evitar juzgar a "los otros" recalca con trazo grueso las características de cada personajes. Y que no queden dudas ni sea necesario ningún (pre)juicio: el cirujano dispuesto a castrar al hermafrodita es soberbio, parco y homofóbico, el padre protector desconfía de la gente de las grandes ciudades, el adolescente inseguro tiene acné y la mujer del doctor bien podría haber salido de algún episodio de la versión local de Amas de casa desesperadas. El XXY no tiene pudor en ser "distinto". Se pasea en tetas. Lo que nos recuerda a aquel episodio de Los Simpsons en el que los ciudadanos de Springfield lanzan a un pozo sin fondo las cosas más absurdas. Y el chiste: un sujeto tira una caja y dice "cómo pude imaginar que alguien querría fotos de Whoopy Goldberg desnuda..." (y el pozo devuelve la caja). Algo así sucede al ver las tetas del personaje interpretado por Inés Efrón (cuya androginia ya fue fichada por Lucrecia Martel).

Nada sorprendente. Este descuido por los personajes no es algo novedoso en la carrera de la niña Lucía. Es sí "llamativo" que en ninguno de los muchos artículos publicados para la difusión de XXY, nadie recuerde
el testimonio de un Osvaldo Bayer que todavía no estaba obsesionado por perseguir los monumentos del general Roca. La historia: papá quería filmar una adaptación del Severino di Giovani de Bayer. Al principio acepta las peticiones del autor. Luego, lo presiona para firmar un contrato no muy ventajoso, aprovechando un momento de salud precaria de Bayer. Quien finalmente se entera de que: a) prácticamente regaló los derechos de su libro b) no participará en la adaptación. Decía por entonces: "No lo entiendo a Puenzo. Tiene un personaje increíble en Severino. Tiene ese maravilloso amor todo pureza entre Severino y la adolescente América. Y toma todo eso para hacer una "historia oficial" que parece sacada de los diarios sensacionalistas de la época, que traían y aumentaban las versiones policiales. Más todavía: Puenzo inventa cosas muy sucias que ni siquiera se atrevió a inventar la sociedad establecida, cuando en los diarios Severino era calificado como el "enemigo público Nº 1 de la sociedad argentina". La pregunta es: ¿por qué hacer de Severino un personaje lamentable, y a América inventarle un romance con su propio hermano?". Y adivinen a quién pertenecía ese guión...

A la hoy directora galardonada en Cannes. Por un film cuando no moroso, sencillamente vulgar. ¡No es "astucia", estúpidos!
Simplemente, la niña Lu parece vivir a destiempo y cuando pretende provocar sólo logra que Jorge Polaco parezca James Ivory. Ejemplo: el adolescente "inseguro" y el hermafrodita se besan, abrazan y tocan. Ya todos leímos a Lispector y sabemos que el sexo no es tan terrible como nos quieren hacer creer, y que comparado al amor es un juego de niños. Lucha tiene la gentileza de recordárnoslo. El punto es que el hermafrodita tiene pene. Y que la "inseguridad" del adolescente también radica en lo sexual (gracias de nuevo por marcar lo obvio, querida y desconocida Lu). Entonces, el hermafrodita sodomiza al adolescente. O eso parece. Una vez más, para no dejar dudas, Lucía hace que el papá del hermfrodita presencie la escena, y luego le diga a su esposa: "la nena le rompió el culo al hijo de los Ordoñez". Y sí, no se llamaban Ordoñez, ni la cita es textual, pero la escena es digna de una tardía provocación de los años 80. Y lo más triste es que el texto y el personaje hacen que un gran actor como Ricardo Darín haga un retroceso, y esté mucho más cerca de La nueva cigarra que de El aura. Mientras tanto, un monumento a la mediocridad como su amigo Campanella, dirigía Tina Fey en un episodio antológico de 30 Rock.

Tal vez más que cuota de pantalla o medio de continuidad, el cine argentino necesita que sus directores dejen de escribir sus guiones. Hablando de Juanjo, su episodio de Six degrees es mucho más interesante que sus incursiones costumbristas producidas por Suar y escritas por el director. Y también sería interesante profesionalizar el oficio del productor, poner algún impuesto a la inversión con dineros propios o de papá. Que haya un productor que diga "esto es basura" o "en el papel todo cierra, pero es tu ópera prima y te falta madurar un poco". Claro que ese sería el fin del Nuevo Cine Argentino y de la FUC.

Labels:

8 Comments:

At 3:26 PM, Blogger Capt Midnight said...

Campanella también realizó hace poco un buen episodio de House. Definitivamente lo suyo es seguir ordenes en inglés.

 
At 5:25 PM, Blogger Barna said...

Quizas le vendria bien nuestros cineastas y adjuntos dirigir un poco capitulos de House en vez de intentar revolucionar un genero pelicula por medio.

Lastima que Bielinsky se murio, quizas hubiera intentado algun otro ejercicio como 9 Reinas, una buena pelicula argentina que no necesita recordarnos como nos cagaron los gobiernos, como hay que preservar el barrio, respetar a los ancianos, cuidas las instituciones...

 
At 6:42 AM, Anonymous Marcelo said...

y si, de una vez y para siempre, se deja de filmar en la Argentina?
el INCAA y sus parásitos, por cierto, desaparecerían, pero de alguna manera, contribuyentes y cinéfilos, todos ganaríamos.
saludos

pd: MdC, recibiste el mail que te mandé hace semanas, sobre D. Parker?

 
At 11:57 AM, Blogger Capt Midnight said...

tres cositas:

1- me han comentado que Puenzo no fue a la fuc sino al enerc. También se recibió en Puán.

2- ¿Entraron a www.puenzo.com? Es el sitio del a productora del padre; los textos que intentan captar clientes son imperdibles.

3- XXY será un bodrio, pero ¡que hermosa es esta chica Lucía! (y, como podemos comprobar estos días, el incesto lo hace todo más interesante).

 
At 10:37 PM, Anonymous Mr. Sometimes said...

Si me pidiesen definir al nuevo cine argentino lo definiría con la siguiente imagen:

Un plano de 3 minutos una persiana oxidada de una fábrica de producto de mercerías de barrio chirreando mientras se baja para terminar un día de trabajo.
El personaje principal se llamaría don Cosme:
-"Hola don Cosme! Se viene la reactivación"
-Así dicen -y respira profundamente mientras vuelve a mirar la persiana por tres minutos más-.

 
At 4:47 PM, Blogger EL ODIANTE said...

En la tapa de la revista Haciendo Cine de este mes aparecen la Puenzo y la Katz en unos sillonsitos muy lindos. Por un momento imagine que cuando abría la revista, en la página siguiente, me iba a encontar a las mismas dos en tarlipes sobre una cama haciendo la tijerita. Pero no. ¡Una lástima!

 
At 8:23 PM, Anonymous maría said...

algún crítico vió la película?

 
At 9:03 AM, Anonymous Colin Farrel said...

jajajaj.. pobres... :)

 

Post a Comment

<< Home