Sunday, July 30, 2006

Frizze

Mientras saboreaba un gin tonic lo suficientemente digno como para creer que después de todo la esposa de mi amigo sí sirve (al menos para preparar tragos), me repetía por qué el furor de ese vino con burbujas y sabor a melón y otros frutos. Frizze. Mi amigo lo llama espumante. Que es como parece que se denomina al champán que no es producido en la ciudad de Champagne. Lo cierto es que en la mesa había un Legui sin abrir, a medida que se acababa el Frizze.

Entretanto una millonaria con sobrepeso, que bebía Frizze, explicaba que prefiere llevar a sus ligues a una amueblada, y no a su casa, ante lo poco higiénico que le resulta que alguien que no es ella apoye el culo en el mismísimo lugar donde duerme.

Al subir al auto con cuatro gin tonic y un litro de soda y un café doble que contrarrestaron el efecto, en la radio terminaba un corte de difusión de The magic numbers. No es la primera vez que pasan a deshoras est banda.

Lo bueno sucede cuando ya no queda casi nadie.

5 Comments:

At 9:54 PM, Blogger Melibé said...

Leo el casi como la alegoría de LA esperanza.

 
At 11:29 AM, Blogger paula said...

y el legui? es bueno. es de pobres, tb, pensé q se lo iba a tomar alguien..

 
At 10:05 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

La esperanza es como Santa Claus y el cuco, querida Mel. Y sí, PP, yo hubiera bebido un vaso de Legui (el Legui no se sirve en copas), pero buhé, era conductor designado y ya estaba con el gin tonic.

 
At 10:07 AM, Blogger Mundo del Cinismo said...

Nota: de hecho también había sake, pero sólo se bebió un litro y medio (contra 12 botellas del asqueroso Frizze)

 
At 9:08 PM, Blogger Darío said...

MDC: ¿legui? ¿amueblada? Usted es un nostálgico...

 

Post a Comment

<< Home